Cataratas de Iguazú: la enormidad de la naturaleza convertida en belleza

Poderosas son las fuerzas de la naturaleza en las cataratas de Iguazú. Un caudal abundantísimo, caídas espectaculares de agua, terreno quebrado y desnivelado, fauna desconocida para el extranjero y un largo sinfín de condiciones locales estremecen al viajero. Pero todo ese poderío se transforma en belleza cuando el ser humano prepara infraestructuras permanentes y barcas seguras para disfrutar del espectáculo. El viajero que busca una experiencia única se encuentra con una zona fronteriza repleta de historia, de leyendas, de especies animales y florales difíciles de ver, con el despliegue impresionante de una naturaleza desbordante. El fragor de las aguas despeñándose estremece y reaviva la admiración de cuantos visitan el lugar.

Cataratas Iguazú

Localización y formación geológica

Las cataratas son un conjunto de saltos de agua del río Iguazú. Este nace en el estado brasileño de Paraná. Su recorrido, de unos 1200 kms antes de los saltos, es relativamente tranquilo, pero en esta zona se ve afectado por los quiebros del terreno, siendo el mayor el denominado La Garganta del Diablo (80 m de caída). El río continúa, de nuevo relajadamente, un poco más, antes de desembocar en el río Paraná.

El río, en esta zona de quiebros, conoce dos estados fronterizos: el brasileño de Paraná y el argentino de Misiones. Ambas riberas se encuadran en sendos Parques Nacionales protegidos que, respectivamente, se llaman Parque Nacional do Iguaçu y Parque Nacional Iguazú.

La presencia de las cascadas tan cerca de la desembocadura se debe a la acción de una falla en el caudal del Paraná. Desde el punto inicial hasta el extremo de los quiebros hay unos 27 km, dándonos un ejemplo de las poderosas fuerzas geológicas en acción bajo tierra. Sobre ella, dependiendo del caudal del Iguazú, se cuentan entre 160 y 260 saltos. La mayor parte están del lado argentino. Por eso cambia la perspectiva, dependiendo de la ribera desde la que se observe. Y, por eso, se recomienda la visita desde las dos bandas. La media de caudal se sitúa sobre los 1500 metros cúbicos por segundo. La caída en La Garganta del Diablo es tal que se produce una niebla permanente.

Cataratas Iguazú

Un nombre con leyenda

Las cataratas conocieron dos denominaciones: la original guaraní, Yguazú; la de 1542, al ser descubiertas: saltos de santa María; la actual, recuperando su originalidad en lengua nativa, Iguazú. Tal palabra proviene de la fusión de dos distintas y arroja el significado de “Agua grande”.

Una de las leyendas conocidas del Iguazú es la que refiere la huida de un nativo con la dama que todos los años arrojaban al río. Creían que, con tal ofrenda, se aplacaba cierta serpiente gigantesca, Boi. Esta, enfadada por tal robo, golpeó el caudal del río y lo quebró, formando las cataratas y separando mortalmente a los huidos.

By | 2017-12-24T10:53:06+00:00 diciembre 24th, 2017|playas y costas|0 Comments

Sobre el autor:

Déjanos un comentario